Una cadena de favores que reemplaza el intercambio de dinero

1389606410_917089_1389607044_noticia_normalelpais.com

A Belén Giner no se le da bien el bricolaje y alguien le vino a instalar un ventilador para hacer frente al calor veraniego de Barcelona. ¿Cuánto le costó la instalación? 0 euros. Lo pagó con unas horas que había conseguido dando clases de meditación y relajación a través del banco del tiempo de Gracia del que es miembro desde hace varios años. “Me ayuda a ahorrar cuando se trata de reparaciones. Ahora tengo la caldera estropeada y estoy esperando a poder revisarla. Además y como soy autónoma, otro miembro del banco me hizo la web de mi negocio”, explica la terapeuta. (Leer más)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s