La tumba del líder es un mensaje

elpais.com

Desde las pirámides de Egipto al mausoleo de quien fuera presidente argentino entre 2003 y 2007, Néstor Kirchner, pasando por las tumbas de Lenin, el vietnamita Ho Chi Minh o el icono revolucionario Che Guevara, los sepulcros donde reposan los líderes políticos suelen revestir una apariencia tan poderosa como lo fuera en vida la dimensión del personaje. Salvo contados casos de sepelios secretos (el libio Muamar el Gadafi en un lugar desconocido del desierto, o el líder de Al Qaeda Osama bin Laden en el mar), la pompa que rodea los ritos funerarios de las personalidades políticas se trasluce también en su última morada: mármol, granito y apariencia colosal son la norma, como los 11 metros de altura del panteón de pórfido patagónico e iluminación led del marido de la actual presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, por citar solo el último ejemplo incorporado a la iconografía funeraria mundial. Porque los mausoleos de grandes líderes son, más que tumbas que cobijan despojos, una representación a la medida -muchas veces ampliada- del propio régimen o sistema político del fallecido. Una foto fija ante el vendaval de la historia. (Leer más)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s