El calvario de los tuaregs

laprovincia.es

JOSÉ FEBLES FELIPE Ag Bohada Magdi, miembro del departamento político del Movimiento Nacional de Liberación de l’Azawad (territorio de los tuaregs de Malí), encargado de las relaciones con los países del norte de África, y Mossa Ag Attaher, encargado de las comunicaciones exteriores y de las relaciones con los medios informativos, quieren hacer llegar al mundo entero el calvario por el que está atravesando la población tuareg cuya lengua es la tamasheq, de origen bereber o amazigh del desierto del Sahara, y para ello han elegido Canarias como plataforma de sus reivindicaciones.

El pueblo tuareg es ancestral, nómada, vive en unidades familiares más bien extensas y mantienen intacto su sistema de justicia y de leyes. Las mujeres conservan su autoridad en los campamentos al estar el hombre dedicado al pastoreo o el comercio. Su población se extiende por la Azawad cuyo territorio está delimitado por cinco países, Mauritania, Argelia, Níger, Burkina Faso y Malí, países donde los tuaregs se sienten apoyados, excepto Malí, que tiene una población estimada en algo más de doce millones de habitantes. Bohada Magdi manifiesta su indignación contra el Gobierno de la República de Malí, porque “nos impide conservar nuestro espacio y nuestro propio desarrollo socioeconómico, nos sentimos desplazados y discriminados y no nos respeta como pueblo”.

Los representantes del Movimiento de Liberación de los Tuaregs aseguran haber pasado por todas las calamidades y “hasta ahora hemos estado callados, nadie ha dado la cara por nuestro pueblo a pesar de la extrema situación por la que estamos atravesando, que pone a nuestros habitantes al borde de la extinción”. La población estimada de los tuaregs es de dos millones y medio a tres de personas, y sus costumbres y modo de vida la siguen conservando. Se considera un pueblo democrático, civilizado, jerárquico, por eso no entienden el motivo por el que la República de Malí les torpedea sistemáticamente. “Nos sentimos inseguros en nuestro territorio, y tenemos que estar siempre atentos para frenar el trasiego de terroristas o de bandidos, que puedan alterar nuestra paz y la seguridad de nuestros habitantes, viéndonos en una situación muy complicada por la acción represiva del Gobierno de Malí en la zona”, afirma Bohada Magdi.

“Nuestro principal problema con ese país es político, social y económico, y también el racismo a que nos someten, tratándonos como ignorantes y otras aseveraciones despectivas hacia nuestro pueblo”, afirma. “Si a esto añadimos las carencias de servicios básicos como educación o sanidad, ya nos dirán el futuro que nos espera con la presión causada por ese gobierno”. La sociedad tuareg goza de la simpatía de los países de la zona sahariana, y lo que pretenden, en definitiva, es el reconocimiento de los derechos nacionales, socioeconómicos y de su identidad cultural y étnica, así como evitar la presión del gobierno de Malí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s