El incendio que dio origen a la Plaza Mayor de Madrid tal y como la conocemos

plaza-mayor--644x362abc.es

La noche del 16 de agosto de 1790 se incendió la plaza más emblemática de Madrid, desatando el pánico de todos los habitantes. El fuego se propagó con increíble celeridad. En cuestión de 3 horas, todo un lienzo de la plaza se derrumbó. La situación parecía imparable. Nueve días hicieron falta para extinguir las llamas y aunque asistieron más de mil hombres, las bombas, aguatochos y más de 750 cubos y espuertas, resultó imposible evitar que desapareciera un tercio de la famosa plaza.

A pesar de que no hubo ninguna muerte, el balance fue desolador; 1.302 personas vieron como sus casas desaparecían. Ante tal desgracia, Carlos IV puso a disposición de todos ellos un millón de reales de su real erario.

Juan de Villanueva se encargó de la reconstrucción, rebajando la altura del caserío que rodea la plaza de cinco a tres plantas y cerrando las esquinas, habilitando grandes arcadas para su acceso. Las obras de reconstrucción se prolongarían hasta 1854, continuándolas, tras la muerte de Villanueva, sus discípulos Antonio López Aguado y Custodio Moreno.

La escultura “perdida” de Bernini

dab5d8b0-1cbf-11e5-9f59-ed0082ebec4a_pablovperfilyahoo.noticias

Han pasado más de cien años desde que fuera vista en público por última vez, y en todo ese tiempo, los historiadores han estado preguntándose por su paradero. Ahora, tras décadas de incertidumbre, una de las esculturas tempranas del genial artista barroco Gian Lorenzo Bernini ha sido “redescubierta” y expuesta al público gracias a un museo estadounidense. (Leer más)

Suiza reta a la UE con un referéndum para impedir la entrada de inmigrantes

1417293790_508726_1417294172_noticia_normalelpais.com

Suiza se juega en las urnas una de las claves de su prosperidad. La llegada sin apenas restricciones de ciudadanos comunitarios desde 2002 ha impulsado la economía y los salarios casi sin alterar la tasa de paro, que ronda un envidiable 3% desde hace años. Pero la aceleración en la entrada de extranjeros y el miedo a perder lo conquistado multiplican el recelo de la población. Tras la afrenta a la UE que supuso el reciente respaldo a una iniciativa para limitar la inmigración, los suizos deciden este domingo sobre un proyecto mucho más radical: reducir a un magro 0,2% del censo las llegadas netas cada año. (Leer más)